skip to Main Content
Don Francisco Orozco Y Jiménez (1912- 1936)

Don Francisco Orozco y Jiménez (1912- 1936)

Es una de las etapas más tormentosas de nuestra Arquidiócesis, una etapa martirial. Llegaba con 48 años de edad, de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, con fama de rebelde ante las situaciones políticas. Le tocó el tiempo de la persecución religiosa hasta llegar a la suspensión de cultos el 31 de julio de 1926, cuando la vida religiosa de la Arquidiócesis se vio paralizada y la administración de los sacramentos se hacía de forma clandestina. Su labor tiene una gran incidencia social y política. Pero también es el tiempo en que se fragua una recia espiritualidad centrada en Cristo Rey y la Virgen de Guadalupe.

En su tiempo y desde el destierro, este pastor visionario y valiente, de honda preocupación y cuidado de la doctrina cristina, instituye la “Junta de estima y vigilancia” para la catequesis. Le toca dar cumplimiento a la disposición al Vicario General D. José Manuel Alvarado y Aldana, y el 17 de noviembre de 1915 erige esta instancia diocesana, dirigida a los párrocos y sacerdotes que tienen cura de almas, de la enseñanza del catecismo.

Este será el inicio de un proceso diocesano de la catequesis que ha llegado hasta nuestros días.

Se establece asimismo el “Día del Catecismo” el 8 de noviembre de 1935, un año antes del término de su ministerio.

Back To Top